REALIDAD OFF-LINE

Nos situamos mentalmente a principios del siglo XX. La tecnología como la entendemos hoy todavía no existía. Los avances más importante eran el campo de la automoción, de la mecánica, de la industrialización… el mundo parecía volverse loco con estos cambios.

Avanzamos en el tiempo y nos situamos a mediados de siglo. Surgen los primeros ordenadores (o computadoras como les gustaba decir). Máquinas que ocupaban una habitación grande ellas solas, que necesitaban potentes sistemas de ventilación, que hacen un ruido tremendo y que no es que fueran muy útiles todavía.

Y avanzamos un poco más en el tiempo, llegamos al alunizaje que protagonizó Neil Amstrong en 1969. En esta misión espacial el ordenador de abordo que se usó en el Apollo 11 fue llamado AGC (Apollo Guiding Computer) y tenía una capacidad unas 100.000 veces inferior al de un smartphone de 512 MB de RAM. Esta máquina era capaz de realizar 8 tareas de manera simultánea… bueno, no era simultáneo pero casi casi.

Y por fin llegaron los ordenadores personales con sus tarjetas y sus rústicos juegos. Tarjetas que dieron paso a los diskets. Y como siempre, la humanidad pensó que ya era el fin, que avanzar más no tenía sentido puesto que habíamos llegado al límite… y cada vez que alguien decía esto, un incansable investigador conseguía dar un gran paso más.

Y gracias a estos incansables investigadores, a los que les debemos tanto y son tan poco reconocidos llegaron los ordenadores portátiles y los móviles e Internet y los DVDs y las radios por bluetooth para el coche y las televisiones planas (que ya no llenarán medio salón y tantos y tantos avances tecnológicos que hoy ya asumimos como lo más normal de nuestra vida.

Hoy ya no entendemos la vida sin usar nuestro smartphone como despertador y leer el correo mientras desayunamos un café (por supuesto de cafetera de mono dosis) en nuestra flamante Tablet. Yendo a trabajar el coche se habrá sincronizado con nuestros contactos de la agenda del teléfono mediante el bluetooth y llamaremos por móvil a cualquiera que esté dispuesto a cogernos el teléfono para dar un mensaje urgente que podríamos entregar (o no) mucho más adelante sin que nada sucediera…

 unnamed

Y cambio el tono. Y me pregunto si no nos estaremos perdiendo la vida intentando vivir rodeados de tanta tecnología. Y me pregunto si ya no se mirar a mis amigos, a los paisajes, al mundo que me rodea sin hacerlo a través de un selfie. Y me da pena pensar que nos alejamos los unos de los otros cuanto más cerca estamos por culpa de la tecnología.

Y vuelvo a cambiar el tono. Y pienso que ojalá esta locura tecnológica sepamos encauzarla. Que el mundo siga cambiando a mejor gracias a todos estos avances de la ciencia. Que cada uno tomemos conciencia de que la tecnología es para el hombre y no el hombre para la tecnología.

Escrito por Quique Arranz, Blogger en http://www.excelyvba.com

0 comentarios en “REALIDAD OFF-LINE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *