Qué es un refugiado y cómo ayudarles

 

De acuerdo con la Convención de Ginebra sobre el Estatuto de los Refugiados, un refugiado es una persona que “debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de su país…”

ACNUR es la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, y cómo tal han recibido el mandato internacional de asegurarse que los Estados estén al tanto de sus obligaciones con los refugiados y denunciar frente a la comunidad internacional cuando la protección no sea prestada, por ejemplo, denunciar cuando un Estado pretenda expulsar a refugiados de su territorio o mandarlos a destinos donde puedan correr peligro, o bien creen situaciones de discriminación o les impidan acceder a derechos económicos y sociales, al menos en el mismo grado que los extranjeros en dicho Estado.

ACNUR es el encargado de vigilar y asistir a los Estados, procurando llenar los vacíos – atención sanitaria, escolar, seguros sociales- que los Estados no puedan atender y, a su vez, es el encargado de prestar todo el auxilio que los refugiados requieran hasta garantizar su independencia y autosuficiencia tan rápido como sea posible.

Para poder cumplir con este cometido, la Agencia requiere de una dotación económica importante que le permite atender a toda la demanda mundial que recibe, especialmente en zonas de conflictos y tiempos de guerra. Según declaran en diversos medios de comunicación, ACNUR se financia mediante aportaciones voluntarias de Estados, ONG, Fundaciones, iniciativas privadas y un porcentaje del presupuesto de la ONU.

Con el capital recaudado ACNUR asiste a los refugiados de distintas maneras, bien en forma de ayudas financieras: alimentos; equipos sanitarios y de vivienda; en forma de programas de formación, o programas para establecer escuelas o clínicas para refugiados que estén viviendo en un campo o en otros centros comunales.

Es de humanidad y justicia proteger a estas víctimas de conflictos, y en la medida de nuestras circunstancia ayudar directamente o bien contribuir a través de organizaciones cuya transparencia y efectividad permitan ganar la confianza de cada donante. Al final de todo, nunca sabes cuando te puede tocar a ti. 

[wpvideo s65rA9Tv]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *