Pharrell Williams – “Freedom” versión cinematográfica.

 

Hold on to me, don’t let me go, who cares what they see?, who cares what they know?, your first name is Free, last name is Dom, we choose to believe, in where we’re from: Freeeedooom!! Freeeedooooom!!! Freeeedooooom!!!!

Si la canción os parecía buena, el video es brutal. Las imágenes espectaculares, y las escenas de mujeres cosiendo en fabricas, niños y trabajadores explotados no han evitado que sintiera la injusticia en mi piel. Señoras y Señores, con Vds. la mejor versión que jamás veréis de la conocida canción Freedom de Pharrell William, premiada recientemente con un Grammy al mejor video musical.

 

Admito que me despertó frente a las continuas injusticias del mundo y ha sido un fuerte reclamó a pedir LIBERTAD en cada situación.  ¿Qué es la libertad para ti? ¿Cómo se manifiesta en tu vida la falta de libertad? ¿Qué te transmite este video? No dejen de compartir sus opiniones.

 

 

 

El éxito de Change.org

A veces la vida parece que nos da palos, pero es allí, en medio de la adversidad donde tenemos 2 opciones: victimizarnos y quejarnos o reinventarnos y convertir nuestra circunstancia en oportunidades de éxito.

Así fue como Francisco Polo, fundador de la plataforma Actuable hoy fusionado con Change.org, encontró la motivación para preocuparse y luchar contra las injusticias que veía a su alrededor, en su historia personal, se trataba de acabar con acoso escolar que él mismo sufrió desde muy pequeño y afectaba a muchos a su alrededor, un sentimiento negativo que supo convertir en motivación en la lucha -evitar que otros sufrieran lo mismo que él-.

Día a día miles de personas firman peticiones para que las cosas cambien. Buceando por su página web se pueden encontrar peticiones de todo tipo -medioambiente, política, humanitario, etc-. Se trata de la mayor plataforma de peticiones del mundo. Más de 130 millones de personas han pasado alguna vez por esta página. En 2015, sólo desde España, se registraron 41.816.162 firmas.

Según declaraciones al diario El Mundo de Francisco Polo, Director de la plataforma en España, “cuando hay una brecha entre la ciudadanía y las instituciones aparecemos nosotros como una herramienta para hacerse oír. A raíz de peticiones en nuestra plataforma se han cambiado leyes a nivel regional y nacional”. Y es que, Change.org ha sabido o aprendido que “las personas conectan más allá de límites geográficos y culturales para respaldar las causas que les importan“.

Personas con coraje y valentía, indignados pero proactivas, que han buscado conectar para cambiar el mundo en positivo, evitando las injusticias por las que ellos han tenido que pasar. Y, lo están consiguiendo. Se relatan casi 150.000 historias de éxitos, desde cambios legislativos, aperturas de procedimientos judiciales, liberaciones de rehenes, evitar destrucciones medioambientales, y para Vd. de contar.

Y, encima, lo hacen muy fácil. Ya no hace falta movilizarse en agotadoras y largas manifestaciones, solo basta con firmar la petición y Change.org se encargará de hacerla llegar a las autoridades correspondientes.

Y es que, en definitiva, a veces cuando la vida te da palos es cuando se encuentran las mejores oportunidades. Porque Change.org ha sabido detectar las injusticias y encontrar las herramientas a su alcance para luchar contra ellas, es que se convierten en el mejor ejemplo de #SabiosySalvajes.

 

Qué es un refugiado y cómo ayudarles

 

De acuerdo con la Convención de Ginebra sobre el Estatuto de los Refugiados, un refugiado es una persona que “debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de su país…”

ACNUR es la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, y cómo tal han recibido el mandato internacional de asegurarse que los Estados estén al tanto de sus obligaciones con los refugiados y denunciar frente a la comunidad internacional cuando la protección no sea prestada, por ejemplo, denunciar cuando un Estado pretenda expulsar a refugiados de su territorio o mandarlos a destinos donde puedan correr peligro, o bien creen situaciones de discriminación o les impidan acceder a derechos económicos y sociales, al menos en el mismo grado que los extranjeros en dicho Estado.

ACNUR es el encargado de vigilar y asistir a los Estados, procurando llenar los vacíos – atención sanitaria, escolar, seguros sociales- que los Estados no puedan atender y, a su vez, es el encargado de prestar todo el auxilio que los refugiados requieran hasta garantizar su independencia y autosuficiencia tan rápido como sea posible.

Para poder cumplir con este cometido, la Agencia requiere de una dotación económica importante que le permite atender a toda la demanda mundial que recibe, especialmente en zonas de conflictos y tiempos de guerra. Según declaran en diversos medios de comunicación, ACNUR se financia mediante aportaciones voluntarias de Estados, ONG, Fundaciones, iniciativas privadas y un porcentaje del presupuesto de la ONU.

Con el capital recaudado ACNUR asiste a los refugiados de distintas maneras, bien en forma de ayudas financieras: alimentos; equipos sanitarios y de vivienda; en forma de programas de formación, o programas para establecer escuelas o clínicas para refugiados que estén viviendo en un campo o en otros centros comunales.

Es de humanidad y justicia proteger a estas víctimas de conflictos, y en la medida de nuestras circunstancia ayudar directamente o bien contribuir a través de organizaciones cuya transparencia y efectividad permitan ganar la confianza de cada donante. Al final de todo, nunca sabes cuando te puede tocar a ti. 

[wpvideo s65rA9Tv]

Cómo salir de la zona de confort y no morir en el intento

 

“You can be anything”

No sé dónde ni de quien escuche esta frase, pero desde entonces me apoderé de ella y ella me empoderó a mi. Así de confiado me he sentido muchas veces en los retos que me he propuesto en la vida, a pesar de la aversión al riesgo, cuando he querido he podido porque yo así lo he creído. “Cuando alineas tu personalidad a tu propósito, el mundo cae rendido a tus pies” , solía decir Oprah Winfrey.

Una gran amiga -Moi petit, a quien dedico este post- me contó que se sentía asqueada de su trabajo. Tiene 27 años, trabaja para una gran empresa y tiene una carrera profesional exitosa, sin embargo, ni su carrera ni el cheque que le pagan al final de cada mes le llenan. Tras seguir el camino convencional de estudiar y luego trabajar, ha descubierto su sueño: quiere ser pintora, pero no sabe pintar. Aunque otros días quiere ser weeding planer, aunque no soporta a las novias. Mmm si lo piensa otra vez, puede que su sueño sea montar una empresa, pero no quiere estrés. Otros días solo sabe que no sabe nada. A veces quiere un periodo largo de descanso, pero tiene miedo a volverse loca. La verdad, ni ella ni nadie sabe que quiere ser o hacer, y lo único cierto es que solo quiere ser feliz y vivir apasionadamente. 

Salir de la zona de confort da miedo. Te entiendo, he estado allí muchas veces. Sin embargo, ¡hay que hacerlo! no POR el miedo sino a PESAR del miedo, sabiendo que siempre estará allí y que será tu lucha vencerlo. Y es que, siempre tendremos miedo a abandonar lo conocido para lanzarnos a lo desconocido, miedo a perder la sensación de sentirnos como pez en el agua y ello a pesar de que el agua llevé mucho tiempo contaminada.

Esta ha sido una lección personal para mi en los últimos años, donde me he visto atrapada en la comodidad de mis circunstancias por temor y pereza a perseguir mis sueños, e incluso incertidumbre de saber sí el sueño realmente valdría la pena. Así aprendí: no estamos hechos para la comodidad, sino para la grandeza. Debemos empezar a buscar el sitio donde nuestros talentos sobresalen, allí dónde se encuentra tú público y qué es lo que esperan de ti.

Ahora bien, los grandes cambios no llegan como olas que te empujan y te arrastran cambiando tu vida de la noche a la mañana. Los grandes cambios se construyen poco a poco, con pequeños pasos y acciones que van sumando cada día, como si se tratara de ir poniendo un ladrillo cada día para construir el que acabará siendo un gran muro.

Te voy a dar el truco infalible para salir de tu zona de confort y no morir en el intento: Proponte como un reto,  intenta aquello que te apetece hacer durante 30 días. Oblígate a ti misma, hazlo pase lo que pase, sea la hora que sea, y durante esos días no te metas en la cama sin haber cumplido el reto. Podrás hacer y ser lo que quieras: pintar, correr, fotografía, cocinar, escribir, dejar de fumar. Ininterrumpidamente durante 30 días. Busca cumplirlo durante un breve tiempo y poco a poco habrás construido el hábito de incorporar nuevas actividades a tu vida. Si en 30 días descubres que no te gusta pintar, podrás buscar otro reto y probarlo durante otros 30 días.

[wpvideo qAHcOGZe]

A ti te digo: no te dejes esclavizar por la comodidad y la aversión al riesgo. Tú puedes ser lo que quieras, el tiempo que quieras y cuando quieras. ¿No es ahora el mejor momento para empezar?  

 

Con un móvil podrás educar a un niño

Aportando ideas para cambiar el mundo.

Me encuentro pensando en cómo solucionaría el problema del círculo de la pobreza económica y educativa en el que se encuentran inmersos tantos niños y familias desfavorecidas por falta de recursos y acceso limitado a educación, en países también pobres con deficiencias en el sistema educativo y a lo que suma la falta de interés del profesorado que cobran del gobierno por no impartir clases.

¿Y si la conectividad fuera la solución que podría cambiar la vida de esos niños y romper definitivamente con el circulo de la pobreza educativa?

En lugares donde los gobiernos no son capaces de atender las necesidades básicas de la población, ni sanidad ni educación, un móvil básico con internet podría ofrecer una opción barata a familias para educar a sus hijos. Aunque los avances tecnológicos en países pobres vayan muy detrás de los países ricos, invertir en acceso a internet y tecnología tan básica como un móvil podría facilitar la conectividad de  niños pobres, y con ello abrir la puerta de acceso a mejores y  -porque no- gratuitas herramientas educativas.

No se trata de sustituir la educación formal, que si bien deberá seguir presente, será necesario complementar con herramientas informales que se pueda añadir y adaptar a los ratos libres de los niños.

Investigando sobre la viabilidad de la idea y buscando feedback en iniciativas parecidas, me encuentro con un proyecto piloto que MIT Media Lab realizó en Etiopía, donde repartió tablets con el contenido educativo previamente descargado, no requería acceso a internet, y sin darles instrucciones de uso o profesores que ayudarán a los niños a utilizarlos. Los estudios concluyeron resultados asombrosos: niños que en breve periodos de tiempo habían aprendido a recitar el alfabeto y a escribir sentencias enteras.

Sólo puedo pensar en la ventaja en crecimiento que podría aportar que los pobres pudieran conectarse y ponerse al mismo nivel educativo que los países ricos. Claro está que el viento no sopla a favor, por ejemplo, habría que buscar la manera para conseguir los recursos, cómo asegurarse de que los niños sepan usar los terminales o que los emplearan en su educación y cómo luchar contra los robos y piratería son preguntas que habrá que resolver.

¿Qué opináis? ¿Cómo se podría poner en marcha algo así? ¿Creéis que pueda a ayudar a tantos desfavorecidos a competir en educación al mismo nivel que los países ricos?

Espero escuchar vuestras opiniones, feedback.

 

Hoy es el tercer lunes del año. Los lunes no gustan. El día de paga está lejos. Hace frío. Ya has fracasado en tu buenos propósitos y te has saltado un día de gimnasio y tres de dieta por lo menos. Siguiendo estos indicadores, decía Cliff Arnall, hoy será tú día más triste del año.

En mi opinión,  la fórmula de Cliff Arnal es un sinsentido, una idea tonta y absurda, una basura.

No dejes que una fórmula, cualquier fórmula, decida cuándo es el momento de ser feliz. #Stopbluemonday

¿Hoy qué harás para ser feliz? ¿Y para hacer feliz a alguien?

 

 

[wpvideo YCQe0WP0]

 

¡Stop blue monday!

¿De dónde vienen las buenas ideas?

Este es el título del libro de Steven Johnson y que recomiendo a todos aquellos que están buscando una manera de emprender, una idea que cambie las cosas, mejore nuestras vidas, etc. También es el título del video resumen que comparto a continuación, con más de 4 millones de visitas en youtube:

[wpvideo FaS0IVp9]

¿De dónde vienen las buenas ideas? Según Johnson, históricamente hay un patrón que repite en los entornos en los que se encuentran los innovadores: conectividad.

Normalmente las buenas ideas son aquellas que durante algún tiempo están en pausa. Ello se debe a que las buenas ideas necesitan un tiempo de incubación para surgir. A veces no es hasta que se unen en coalición con otras pequeñas ideas o bien conectando con las ideas de otras personas que nacen las buenas y grandes, o se va dando forma a algo mucho más útil e interesante.

El patrón que siempre se repite es la conectividad. En los últimos años la tecnología ha permitido que la conexión entre las personas sea más rápida y evidente, por ende, que se haya creado la tormenta perfecta para que cada vez más y más cosas nuevas vayan surgiendo. Sí, es cierto, también estamos más estresados y distraídos, pero tenemos tantas maneras de conectar con otras personas que es más fácil encontrar la pieza que falta para mejorar nuestras ideas. Este es el verdadero milagro de la conectividad.

Imagínate lo que puede estar por venir.

 

El cisne negro

 

Hay que sabérselas ingeniar.

Antes del descubrimiento de Australia, las personas del Viejo Mundo estaban convencidas de que TODOS los cisnes eran blancos, porque todos los registros históricos de los cisnes informaron que tenían plumas blancas. En este contexto, un cisne negro era imposible. A mayor frecuencia de un hecho, mayor será el impacto de lo inesperado.

Vivir con imaginación es desprenderse de las expectativas regulares, de las posibilidades y probabilidades. Todos los hechos o grandes inventos de las existencia de la humanidad han sido situaciones raras que nadie pudo hasta entonces prever con certeza: ni la gran recesión de los años 30, ni la crisis financiera de los últimos años, ni internet, ni desde el éxito de las ideas y las religiones, a la dinámica de los acontecimientos históricos, hasta los elementos de nuestra vida personal.

TODO en este mundo es posible. Creerlo empieza por aprender a darle la vuelta a la tortilla, aprender a enfocar la vida en base a eventos que pueden suceder y no los que creemos jamás sucederán.

Imposible es solo una opinión que basamos en la propia experiencia y nuestra capacidad de imaginación.

La visión del primer cisne negro fue una sorpresa interesante… Una sola observación puede invalidar una afirmación generalizada derivada de milenios de visiones confirmatorias de millones de cisnes blancos. Todo lo que se necesita es una sola (y, por lo que me dicen, fea) ave negra.

Autor: Nassim Nicholas Taleb.

 

 

 

 

La gente rara vez cambia.

La vida es muy larga y, sin embargo, la gente rara vez cambia. Quizás resulte irónico que diga esto en un blog que versa sobre motivación al cambio, pero es así. Por mucho que el tiempo pase o los signo de los tiempos cambien, la naturaleza humana y nuestras necesidades básicas serán siempre las mismas.

Todas las personas, hasta los seres más perversos, necesitamos perseguir una VERDAD -creer en algo, incluso cuando sea creer que no se cree en nada-, AMAR -conectar física, intelectual y sentimentalmente con otras personas-, y BELLEZA -armonía, sea cual sea el concepto o nivel de armonía y belleza-. Asimismo, todos y absolutamente todos compartimos los miedos más profundos, miedos inherentes a nuestra condición humana como el MIEDO a sentirnos rechazados, abandonados o solos.

El tiempo pasará, las modas cambiaran, ocurrirán nuevos acontecimientos en nuestra vida que nos harán madurar -a algunos-, definirnos como individuos, dirigir el timón de nuestra vida o dejarse llevar por la corriente, nuestros gustos podrán cambiar, dejaremos hobbies y encontraremos otros nuevos, quizás te enamores una vez o muchas veces, de la misma persona o de distintas, perderás amistades y ganarás otras nuevas, vivirás en la misma ciudad toda la vida o en mudanzas constantes, hoy usas una tecnología que mañana será sustituida por otra que aún está por llegar. Se crearan aplicaciones, robots pasaran a realizar parte de nuestras tareas diarias, mejorara nuestra calidad de vida, y sin embargo, nada de eso cambiará nuestra necesidad  de perseguir un ideal, de amar y sentirnos atraídos por la belleza y paralizados por el miedo a perderlo todo o no llegar a tener nada. ¿Qué tanto te conoces a ti mismo? ¿Creces o cambias? ¿Sabes identificar lo que te apaga o te despierta?

El ruido ensordecer del mundo y la búsqueda desquiciada y frenética por cosas o personas que nos hagan más felices y más completos, a veces, no nos permite ser conscientes que por mucho que las cosas cambien seguiremos siendo los mismos, por eso hay que prestar atención y trabajar en ser conscientes de cómo y quienes somos, conocernos profundamente en lo que nos inspira y nos despierta, nuestros miedos y la necesidad de superarlos, buscar la capacidad para hacerlo.

Es importante recordar esto cuando queremos emprender cambios, porque primero hay que conocerse bien para poder tomar las decisiones que en libertad te llevarán a perseguir lo que el propio corazón necesita.

Cada 365 días la tierra da una vuelta a la órbita del sol mientras al mismo tiempo gira sobre su propia órbita. Nadie duda que la vida da muchas vueltas: ¡toma tus riendas! Si tu no cambias, el mundo no cambiará.

 

Barro, sangre y mierda, ¡Esto es la Guerra!

¡Estoy cabreada! Me siento indignada e impotente con lo ocurrido en París el pasado viernes 13 de noviembre, cuando tuvieron lugar 6 ataques perpetrados por el Estado Islámico con un resultado de aproximadamente 200 fallecidos (la cifra varía según la fuente) y muchos más heridos.

Siento deprimir a los seguidores de este blog, no es esté el tipo de “cambio” del que me gustaría estar hablando. Sin embargo, está claro que hay momentos de crisis que marcan hitos históricos en los países y en la consciencias de la gente. Momentos en los que sale a flote el lado más perverso y, a su vez, el lado más amable de la humanidad. Donde todo se reduce a jugar en el bando de los buenos o los malos.

En marzo de 2011, la llamada “primavera árabe” floreció en Siria y entonces muchos creyeron que la caída del Presidente Bashar Al – Assad sería cuestión de tiempo. ¡Qué equivocados! Llevamos 5 años de guerra en la que ya se ha implicado Europa, Rusia y Estados Unidos, con un resultado de 4 millones de desplazados y 350.000 fallecidos. Lo cierto es que la situación a día de hoy es mucho más compleja que el mero enfrentamiento entre dos bandos que dio paso a la Guerra Civil Siria. Con el transcurso del tiempo el conflicto se ha encrudecido y hemos visto el surgimiento del Estado Islámico, la formación de coaliciones y las continuas discrepancias entre Estados Unidos y Rusia sobre los motivos del conflicto y el cómo acabar con la guerra.

Internet y las nuevas tecnologías también han cambiado el arte de hacer la guerra. Resulta alarmante observar como con tan pocos recursos se puede acceder a tecnología capaz de hacer tanto daño y luego correr a las redes a difundirlo. La facilidad para conseguir armas kalashnicov, vigilancia con drones, cruce de fronteras, y cuantos recursos utilizan los autores del terror. Tan a la vanguardia en métodos y tecnología que resulta difícil de anticipar. 

Son demasiadas las partes implicadas, el conflicto no es sencillo, cada quien defiende una posición y un ideal distinto al del vecino. La realidad se hace difusa, y mientras cada parte lucha y mata por ello, todos creen estar peleando en el bando de los buenos. En el nuevo orden mundial los conflictos se han hecho asimétricos y multipolares. Cada vez somos menos los que dudamos que estamos en tiempos de la III Guerra Mundial, la que opone a occidente con los musulmanes. No es locura, durante dos días el hashtag IIIGuerraMundial ha sido trendic topic en twitter.

No existe verdad, no existe belleza, y todo se disfraza de “Barro, sangre y mierda”, como decía Pérez Reverte sobre la guerra. Me pregunto si tendrá razón Kant cuando dijo que “el estado natural del hombre no es la paz, sino la guerra, si el deseo de venganza, poder y destrucción es también un estado natural del ser humano.

Iremos viendo como se desarrollan los acontecimientos, mientras tanto, no me queda más decir que me siento “Je Suis Paris” y que acompaño a los franceses como el mismo orgullo de aquellos que salieron ayer del partido de futbol en el Estadio de Francia cantando el himno nacional.

No tenemos miedo.